Nueva variable en la inteligencia humana.

Actualmente se ha desarrollado una nueva hipótesis llamada “Teoría de la introducción de pensamientos dirigidos” según la cual una sustancia producida por la infección de una bacteria interviene en la dinámica bioquímica de los neurotransmisores. Modifica los mensajes que llegan al cerebro desde las distintas vías sensoriales, produciendo una alteración de la percepción y la interpretación de la información recibida. Hasta aquí, podría pensarse que esa bacteria podría provocar la locura u otros trastornos cerebrales, pero por el contrario dicha teoría asume que esta sustancia podría aumentar la inteligencia del individuo, modificar su forma de pensar, estimular su imaginación, intuición y creatividad, transformarlo en un ser superdotado, un genio como Einstein o llevarlo al suicidio.
Se cree que esta sustancia genera en la persona afectada ideas fijas, persistentes, reiterativas que son los Pensamientos Dirigidos, que pueden desencadenar en una compulsión irresistible que lo obligue a cometer el suicidio.

Hasta ahora se sabía que la exposición a ciertas bacterias presentes en el ambiente puede tener ciertas cualidades antidepresivas, investigaciones mas recientes de Dorothy Matthews y Susan Jenks, sugieren que esas mismas bacterias también podrían incrementar nuestra capacidad de aprendizaje. La "Mycobacterium vaccae” es un microorganismo de tierra que es ingerido o respirado de forma natural por las personas cuando pasan tiempo en el campo o en contacto con la naturaleza".